LA CLAVE PARA LUCIR ESPECTACULAR DURANTE LAS VACACIONES

image.jpg

Lugares exóticos o no tan exóticos, baños desconocidos, cambios en la alimentación y en los horarios …. Este conjunto únicamente se puede traducir a estreñimiento.

Desde el primer día se comienzan a presentar los disturbios en nuestra digestión. Allá vamos todas con una sonrisa en la cara, el bikini en la maleta, el pasaporte en una mano y el boleto de avión en la otra.

Ese día probablemente no desayunamos lo acostumbrado, salimos a prisa de la casa y tomamos algo para no morir de hambre en el camino al aeropuerto. Documentas, y pasas felizmente a pasear por las salas de espera…. Aquí es donde aparece el demonio.
El radio entre comida saludable y antojos prohibidos es de 1/455, dándote muy limitadas opciones si lo que deseas es mantener la línea.

Es importante que desde este momento comiences a tomar decisiones inteligentes, si es que quieres lucir el bikini empacado.
 

Trata de asemejar tus alimentos a lo que comes regularmente en casa ¡No te destrampes!
Balancea tus macronutrientes. Es rico ir a nuevos lugares y probar, pero recuerda que lo único que queremos que regrese con sobrepeso es tu equipaje y no tú.
Come tu porción de proteína magra (Carne, pollo, pescado, mariscos) que no supere el tamaño de la palma de tu mano, controla tu ingesta de carbohidratos simples (Panecillos, pasta, pizza, postres, bebidas alcohólicas) y trata que tus platillos no vengan fritos ni empanizados. Consume suficientes frutas y verduras para que tengas una buena fuente de fibra, el consumo de esta debe ser de alrededor de 30 gr diarios.
Puedes manipular el radio de distribución de macronutrientes a manera que sea 30% Hidratos de carbono provenientes de frutas, verduras y cereales con fibra.
45% proteínas de fuentes magras y 25%  grasas provenientes del aceite oleico o ácidos grasos mono o poliinsaturados (Aguacate, frutos secos etc…)

Si vas a consumir alcohol busca las opciones menos procesadas y con menos azúcares añadidos, por ejemplo: vino blanco o tinto.
Por cada 2 bebidas, elimina una porción de carbohidrato ya que no debes pasar tu consumo de hidratos de carbono. Procura mantenerte alejada de todos los alimentos que estén muy condimentados ya que pueden ocasionarte distensión.
 

No existen celos más grandes que el ver que tu acompañante goza de un intestino regular mientras que el tuyo no deja de ponerte en situaciones difíciles.
Para que esto no ocurra lleva contigo fibra soluble y toma una porción en un vaso con 250 ml agua después de cenar o 1 hora antes de ir a la cama. La fibra ayudará atrapar agua y movilizar los desechos en el intestino.

Respeta tus tiempos de comida, procura manejarlos igual que lo harías en tu casa. No importa si hay un cambio de zona horaria, tu cuerpo está programado para funcionar en tiempos establecidos.
Por lo anterior es recomendable que pases la mismas horas entre comida y comida y que intentes ir al baño de la manera habitual. También es importante que no te brinques comidas ya que esto ocasionara un desajuste en tu digestión.

¡Toma suficiente agua! Multiplica 35 por tu peso en Kg, esa es la cantidad de mililitros que debes tomar diariamente!

Hábitos sanos te ayudarán a llevar vacaciones más placenteras! Recuerda el esfuerzo que llevas haciendo por meses, aliméntate sanamente y mantente activa!

 


¡Nada sabe mejor que pasarla bien y lucir como te gusta!

ARTICULO POR NUESTRA COLABORADORA: MAURET ROJAS @LAVIAFIT