HIGHLIGHTS PARIS FASHION WEEK

No se me ocurre otra ciudad que me haga pensar más en moda que Paris. Paris me suena a tradición, lujo y sofisticación, sin embargo, esta temporada vimos mucho más que eso en fashion week. Había tradición, si, pero reinterpretada para los tiempos modernos, había lujo y sofisticación, pero de una manera simple y con materiales inesperados. Paris se sintió moderno y actual, reivindicándose como la capital de la moda.

Mis shows favoritos esta temporada fueron: Balenciaga, Christian Dior, Stella McCartney, Jacquemus, Loewe, Givenchy y Valentino. Hubo muchos más pero para mi estos fueron los que sobresalieron y se arriesgaron con propuestas diferentes . Varias de las colecciones presentadas esta temporada fueron las primeras de diseñadores nuevos en varias casas de moda como Maria Grazia Chiuri en Christian Dior, la primera para dama de Demn a Gvasalia en Balenciaga y la primera en solitario para Pierpaolo Piccioli en Valentino sin Maria Grazia. Esto creo mucha expectativa y ninguno decepcionó, demostrando que son tres de los más grandes diseñadores en la actualidad.

Louis Vuitton

Esta colección se presentó en la nueva Flagship de la marca en Place Vendome. Nicolas Ghesquière presentó un show mucho menos deportivo y mucho más sofisticado con vestidos drapeados asimétricos y cortes en la cadera y la cintura. Con materiales brillantes: dorados o plateados y transparencias. Hubo ciertos vestidos con acentos ochenteros como hemos estado viendo en varios shows con un enfoque a los hombros (hello shoulder pads). Un accesorio que resaltó en el show y que le auguro mucho éxito comercial son los cases para iphone en forma de los icónicos trunks de la marca. Se venderán ¡volando!

Jacquemus

Para mí siempre es un placer ver un show de Jacquemus, porque es fresco, creativo y sin pretenciones. Su show estuvo plasmado de referencias folk, con grandes sombreros de paja y sus ya simbólicas camisas de mangas voluminosas y olanes que ahora están tan de moda pero que en Jacquemus se sienten más únicas y auténticas, like it’s the real thing.

Stella McCartney

Stella McCartney siempre nos sorprende con shows progresivos. Por supuesto siempre usando materiales “fur free” y “leather free”, dando a conocer su mensaje “eco” a través de sus diseños que ahora también incluían frases como “Thanks Girls y All is love”, un signo de empoderamiento femenino que ha permeado tantos shows este año. Por esto, su colección de grandes proporciones y ligereza, de materiales inteligentes y tonos que recuerdan a la paleta otoñal de la Tierra, tienen un mensaje mucho más poderoso: Mujeres fuertes, inteligentes y que disfrutan la vida, igual que las modelos que al final de la pasarela salieron bailando una coreografía y saltando de felicidad. Es que ¿Hay algo más cool que eso?

Christian Dior

Después de algunas temporadas sin director creativo, dejando en manos de los diseñadores de la casa la tarea de diseñar las colecciones, sentía que Dior estaba perdiendo esa identidad que Simmons había hecho suya apenas unas temporadas atrás. Un cambio era necesario, ese cambio llegó en forma de Maria Grazia Chiuri que al dejar Valentino, donde compartía la dirección creativa con Pierpaolo Piccioli, se convirtió en la primera mujer en ser directora de la marca en Christian Dior. Un hecho irónico, si consideramos que Dior es una marca que se distingue por su “Feminidad”. Después de hermosas colecciones con Valentino, la entrada de Maria Grazia generó mucha expectativa ¿Cómo sería la mujer Dior con Maria Grazzia? La respuesta es: una feminista. María sorprendió a todos con una exquisita colección presentando a un Dior diferente, sporty, simple, sofisticado y… femenino. Con vestidos bordados de tul y faldas largas con camisetas con logos y frases que leen: “Todas debemos ser feministas”. Me gusta este nuevo Dior y no puedo esperar a ver como se desarrolla María Grazia en la casa francesa.

Valentino:

Si existía una gran expectativa por la entrada de Maria Grazia a Dior, se sentía una ansiedad todavía más grande por saber como iba ser el Valentino de Pierpaolo sin Grazia, pero creo que todas las dudas se disiparon al ver su primera colección en solitario con la marca. Piezas hermosas en varios tonos de rosa, con prints inspiradas en el arte medieval (especialmente en El Bosco), con vestidos con transparencias y olanes, y camisas blancas sobre pantalones y chaquetas; Pierpaolo Piccioli logró sorprender con una colección romántica típica de Valentino pero con un toque más moderno y ready-to-wear. ¡Bravo Pierpaolo!

Balenciaga

Creo que la colección de Balenciaga, la primera para mujer de Demna Gvasalia, fue una de las que más revuelo causó entre los editores de moda y la prensa. Todos se volvieron locos con el uso del spandex convertido en lujosos tops con tendencia ochentera (it´s all about the shoulders), sacos resaltando una oversize silhouette, prints florales exuberantes, colores brillantes contrastantes y bolsas oversize redondas. Demna tomó materiales y siluetas inesperadas, y los convirtió en los objetos de lujo más codiciados de Paris. Definitivamente sentí que Paris Fashion Week fue una apuesta de todo o nada, se vio un gran esfuerzo por parte de las casas de moda por renovarse o morir y para la mayoría, arriesgarse dio sus frutos mostrando exquisitas colecciones que realmente presentaban nuevas maneras de hacer moda. Creo que la presión de “see now buy now” en otras ciudades creo en Paris una tensión grande por hacer cosas más únicas e imperdurables, ese “one of a kind” que guardas para toda la vida. Hasta el próximo fashion month…

C’est fini!